Rivales, pioneras y otras hierbas deportivas

Un breve repaso a la historia del fútbol en Santa Marta y Barranquilla, a propósito de los Juegos Bolivarianos que tienen lugar en La Perla de América.

1A5D7D46-A453-4DEE-BA16-4F9A7FF261BA.jpeg
‘El Ciclón bananero’ en 1965: jogo bonito.

Por Sigifredo Eusse Marino

A lo largo de casi 80 años y 18 ediciones desde la primera edición de los Juegos Bolivarianos –los cuales se celebran cada 4 años–, cuatro ciudades colombianas han sido anfitrionas de este certamen deportivo. La perla de América, Santa Marta, estrena ahora ésta que es la más rutilante ocasión de su historia, con proverbial gala de su cálida hospitalidad.

Santa Marta fue la primera ciudad que los españoles fundaron en América del Sur (en 1525) y también el refugio final donde vino a convalecer y morir,en 1830, el caraqueño Simón Bolívar, Libertador de las cinco naciones cuya celebración conjunta inspiró, 79 años atrás, la creación de los Juegos Bolivarianos.

Además de las no tan cercanas metrópolis de Bogotá y Cali, los Juegos Bolivarianos con sede en Santa Marta tienen como subsedes a la vecina ciudad de Ciénaga y a la cuna de nuestro Nóbel de Literatura, Gabriel García Márquez, la macondiana Aracataca, en una triangulación urbano-deportiva dentro de su propio departamento, el Magdalena.

En Ciénaga se llevan a cabo las competiciones de fútbol femenino y voleibol, mientras que Aracataca será el punto de partida del ciclismo de ruta bolivariano. Bogotá es la subsede para la justa ecuestre y el esquí náutico; y Cali, por su parte, alberga las competiciones de golf, bolos, ciclismo de pista y tiro.

Once delegaciones de otros tantos países con más de cuatro mil atletas, periodistas colombianos y extranjeros, y centenares de visitantes y turistas, compiten, pernoctan y circulan por nuestras tierras del Caribe colombiano a la refrescante sombra tutelar de la Sierra Nevada de Santa Marta, la montaña costanera más erguida del continente y la más alta del mundo: misma que se sumerge en profundo y acuna una de las bahías más seguras y hermosas de América.

COLOMBIA, PIONERA. NUESTRO CARIBE REPITE. Bogotá fue la sede de los primeros Juegos Bolivarianos en 1938, luego de que su creador y gestor, el colombiano Alberto Nariño Cheyne, descendiente del prócer y precursor neogranadino de los derechos humanos, Antonio Nariño, lograra fructificar la iniciativa que había tenido durante su estadía en Berlín para los Juegos Olímpicos de 1936.

Desde entonces, la llama bolivariana y miles de atletas de buena parte del continente han sido también acogidos por ciudades como Barranquilla —en 1961—, y por Armenia y Pereira, conjuntamente, en 2005. La pasada edición de los Juegos, realizados en 2013, tuvo lugar en la ciudad peruana de Trujillo.

En 2013 hubo una innovación sustancial: acudieron, como “invitados y participantes activos”, cinco países no bolivarianos: Chile, Paraguay, Guatemala, El Salvador y República Dominicana. Con la excepción de Chile esta vez, ellos han venido a sumarse a las seis naciones ya hermanadas de origen por la gesta libertadora de Simón Bolívar: Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y Venezuela.

Santa Marta viene entonces a ser —46 años después que Barranquilla—, la segunda ciudad caribeña de Colombia que acoge a los internacionales Juegos Bolivarianos, en una suerte de refrendación histórica de una tradicional rivalidad deportiva que las dos ciudades mantienen desde hace más de 100 años.

D496C38F-6295-4010-A2BF-9F5873930722.jpeg
Panorámica de la la Bahía de Santa Marta, en 1898.

UNA VIEJA RIVALIDAD EN EL FÚTBOL. Casi exclusivamente futbolística ha sido, en su origen como en su devenir histórico, la centenaria rivalidad deportiva entre Santa Marta y Barranquilla, la misma que entintó planas de prensa y enardeció las tribunas y las ondas de radio a uno y otro lado del cauce del Río Magdalena.

Entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, las redes ferroviarias del país conducían casi todas a los puertos exportadores del café, Buenaventura en el Pacífico y Barranquilla en el Caribe. Esta última se beneficiaba además por su condición de ser puerto de mar y río. Por el Magdalena le llegaban los cargamentos a exportar y por allí mismo se despachaba el grueso de las importaciones con destino al interior. También a Barranquilla arribó por oleadas la inmigración extranjera, con sus tradiciones y costumbres, sus hábitos cotidianos y ritos sociales.

341B45E2-03B4-41F2-8AC1-57ABBACEEE30
El Deportivo Santa Marta, equipo pionero de samarios conformado en las primeras décadas del siglo XX.
78B1E9B9-2EA7-48D0-9203-0DF281424E9C
En buques como este, atracado en 1903 en el barrio Ancón, habría llegado el fútbol a Colombia.

Los barranquilleros de entonces —al menos en teoría y probabilidades— tuvieron la oportunidad de conocer la modernidad primero que el resto de los colombianos. El deporte hizo parte de aquellos aludidos ritos sociales extranjeros, y si quizás alguno antes que cualquier otro, el fútbol.

Tomó primeramente la forma de una diversión juvenil de calle y de potrero, a partir de la novedad que trajeron jóvenes adinerados que se educaban en Inglaterra. Hasta que uno de ellos, Arturo De Castro, fue quien con varios de sus amigos fundó en 1908 el Barranquilla Fútbol Club. Esto lo han dicho hasta el cansancio viejos cronistas deportivos como Mike Urueta y Chelo De Castro.

Sin embargo, Santa Marta reivindica haber sido la sede del primer partido de fútbol reglamentario que haya sido registrado como tal en Colombia. Según el antiguo dirigente samario Moisés Ponce, fue en octubre de 1909, en el sitio entonces conocido como El Playón, con un balón inglés y entre marineros igualmente ingleses —tripulantes del buque bananero El Tortuguero, que jugaban con uniformes de la entonces naciente United Fruit Company—, contra un equipo improvisado de samarios que, al decir de Ponce, resultaron goleados sin misericordia alguna.

Sigifredo Eusse Marino: cronista y periodista cultural barranquillero, ha trabajado para medios como el legendario Diario del Caribe y El Heraldo.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s